sábado, 24 de mayo de 2008

Horror laboral

Desde luego, Vendedores Paraíso Incorporated ha llegado al punto cúlmine de la explotación laboral que ejercen sobre su mejor trabajador: YO

Al informatizar su reducida base de datos y comenzar a recibir encargos de salchichas por internet, mi trabajo se ha multiplicado y he de desplazarme por toda la ciudad repartiendo pedidos a tipos de los más desagradables. Por supuesto, tan sólo llegan a su destino 1/100 hotdogs, el resto son debidamente engullidos por mi desalentado ser.

Pero mi terrible amo, ese salchichero apestoso se ha propuesto denigrar mi cuidada imagen y pretende que me ponga este nuevo uniforme que según él, aumentará las ventas de este negocio en declive

Les informaré de las luchas sindicales que he de ponerme a urdir, las estrategias para desmoronar imperios logísticos son mi especialidad.
Salvajemente, Ignatius.

1 comentario:

Bizarro dijo...

Es la foto más sublimemente erótica que he visto en mucho tiempo. Se pueden apreciar miles de connotaciones. Tal vez nuevas cosmologías. ¿Una mujer dentro de una salchicha/falo/pene? ¿Es acaso el futuro?