domingo, 31 de agosto de 2008

El azote de occidente ha vuelto

Queridos aunque ignorantes lectores míos:

Supongo que tras el tiempo que pasaron siguiendo este ilustre blog mío, se sentirían un poco desorientados durante este lapso durante el que no he escrito, debido a que he estado ocupado viajando con la señorita Minkoff a lo largo de la deprimente, polvorienta y decadente geografía estadounidense, lo cual ha sido una experiencia traumática de la que prefiero no hablar demasiado.

Mis aventuras nómadas, sin embargo, se van a ver detenidas al menos por un tiempo, ya que estoy aceptablemente instalado en Canadá. ¿Por qué, se preguntará el poco avispado lector? Pues porque Myrna y yo hemos vuelto a la universidad, y hemos escogido York University, en Toronto, Canadá, para ensanchar nuestros conocimientos, si es que esta universidad no resulta ser tan corrupta como en la que me doctoré años ha.

Personalmente, creo que Europa cuna de culturas y civilizaciones importantísimas, es una región claramente superior a la decadente América, donde me he visto obligado a pasar la mayor parte de mi vida. Y hasta que no tenga constancia de que los aviones son 100% seguros, no subiré en uno. Por lo tanto, el país más aceptable en el que puedo vivir de momento es Canadá, que como deben saber, tiene monarquía, lo cual lo convierte en un lugar con visos de ser aceptable desde el punto de vista teológico.

Les seguiré informando,

Ignatius J. Reilly, estudiante de nuevo

2 comentarios:

lynx-moon dijo...

Ignatius, me complace sobremanera ver que abres tus horizontes, porque eso quiere decir que nosotros, ignorantes lectores partícipes de tu sapiencia, podremos ampliar así mismo los nuestros gracias a ti.

Espero que sigas escribiendo y contando cosas bonitas e interesantes de Canadá.

Atentamente:
Una lectora extasiada.

Ignacio J. Rivas dijo...

Vaya! Eres familiar mío? Mi válvula pilórica tampoco funciona correctamente! Me alegro de encontrarte. Un saludo!