miércoles, 23 de abril de 2008

Indignación digital

Amable aunque tímido lector:

Mi intención era seguir contando cómo entré en este mundo de la Red, pero me temo que el estado de mi válvula no me va a permitir escribir demasiado, así que lo haré otro día.
En esta breve actualización -como dicen los versados en los blogs- me gustaría mostrar mi total desacuerdo con el modo de funcionamiento de una detestable web llamada Wikipedia.

Amablemente, y sin exigir contraprestación económica, me brindé a corregir y a ampliar un artículo dedicado al ilustre Boecio, exigiendo sólo a cambio que se reconozca mi labor a través de una indicación acerca de la autoría del artículo. Tras trabajar varios días en un minucioso análisis sobre la figura del filósofo y publicarlo, mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que va en contra de los preceptos del engendro indicar quién ha escrito el texto, y alguien borró mi nombre del artículo.

Por si fuera poco, retocaron el texto alegando que no era imparcial, y dejaron en la web un artículo pésimamente escrito, que yo me he afanado en eliminar para ser coherente con el buen gusto y la decencia.

Recordar estos terribles hechos me hace sentir mal. Además, tengo los dedos agarrotados de tanto teclear y he de sumergirlos en agua caliente.

Nada más por hoy.

Ignatius J. Reilly, indignado con la Red

4 comentarios:

kawligas dijo...

Totalmente de acuerdo, Ignatius con tu apreciación. La Wikipedia es el nuevo factotum de Occidente, el anticristo insomne, el azote de los librepensadores como tú. Y que alguien sin la menor maestría sobre Boecio se atreva a corregir tu artículo y anular tu autoría es algo que clama venganza. Si hasta Chikilicuatre tiene una entrada... ¿A dónde vamos a ir a parar, Ignatius?

Fdo.: Tu madre

Mairena Ruiz dijo...

Indignante, ciertamente. Gracias por tu oportuna intervención, me salvaste de la perversión de una mujer totalmente indecente.

Tuya para siempre,

Yo.

lynx-moon dijo...

Ignatius, tu visión de Internet resulta inspiradora. Da gusto leer a gente como tú, con las ideas claras. De hecho, me has inspirado para componer una canción que tocaré al ukelele. Creo que la llamaré "Negrura Digital". Eso les enseñará.

La dama excéptica dijo...

Hola, Ignatius. Llego a ti a través de Página 2. Una amiga tuya me ha abierto los ojos hacia tu oronda figura, relegada en mi estanteria hace tiempo. Sigues igual, lo que me ha vuelto a enamorar de tu ser pantagruelico.
¿Cuando dejarás a tu madre y te indepencizarás?
¿Dónde están tus cuadernos Gran Jefe para garabatear tus textos infinitos?
Espero seguir teniendo estas citas cibernéticas ahora que te he descubierto, mi amor de papel virtual.
Fdo. Tu amante secreta.

(Mis felicitaciones a las autoras. Sois unas plagiadoras geniales...)